08
abr
08

LECTIO DIVINA

Aca les presento una Guía para el método de LECTIO DIVINA

Lectio Divina

Método benedictino para rezar las Escrituras.

Preparativos

Lugar

Encuentre un momento y lugar tranquilos.  Le ayudará encontrar un momento y un lugar habitual para esta actividad.
 

Posición

Quédese sosegado y cómodo pero no en una posición que le lleve al sueño.

Pasaje

Antes de empezar prepare el pasaje que quiere leer.

Oración

Empiece con una oración al Espíritu Santo. 

 Pasos  para la Lectio

Deje que estos cuatro etapas evolucionen libremente a lo largo de la lectio. Puede ser que no se sigan en este orden. Déjese llevar por el Espíritu.

Lectio

Lea lentamente el pasaje. Deténgase cuando le atraigan a una palabra, una expresión o un pensamiento.

Meditatio

Escuche lo que este pasaje le dice al corazón y el sentido que tiene para Ud.

Oratio

Oración. Hable con al Señor a partir del pasaje y de lo que le sugiere.

Contemplatio y

praxis

Si se siente llamado a hacerlo, quédese en presencia reservada del Señor.  Entréguese a la gracia. Cuando se siente lista, vuelva a la lectura del texto.

Recuerde pensar que acción tendrá como resultado de escuchar la voz de Dios. Que le pide hacer? Cual es la voluntad de El en tu vida?

 

Pasajes de Escitura para un tiempo de Lectio- mañana y tarde, se encuentran en:   Mount St. Scholastica

Listas de textos no bíbicos para la Lectio


¿Cómo se hace la Lectio Divina?

El método es muy sencillo. La Comisión Nacional de Pastoral Bíblica lo propone con el siguiente esquema, utilizado en el material del mes de la Biblia:

 

SAGRADA ESCRITURA ES…

Palabra de Dios escrita

Por inspiración del Espíritu Santo

Confiada a la Iglesia para la salvación

1. LEER

2. MEDITAR

3. ORAR

4. CONTEMPLAR Y ACTUAR

¿Qué dice el texto bíblico? ¿Qué nos dice el Señor por su palabra? ¿Qué le decimos al Señor motivados por su palabra? ¿A qué conversión y acciones nos invita el Señor?

Comprender la Palabra…

Para descubrir lo que Dios nos enseña mediante el autor inspirado

Actualizar la Palabra….

Para interpelar la vida, conocer su sentido, mejorar nuestra misión y fortalecer la esperanza

Orar la Palabra…

 

Para dialogar con Dios y celebrar nuestra Fe en familia o comunidad

Practicar la Palabra…

Para conducir la vida (actuar) según los criterios de Dios (conversión)

 


 


En este esquema se aprecia la coherencia y la sencillez del método propuesto para que la Lectio Divina sea hecha por cualquier persona y en comunidad.Actitudes para la Lectio Divina

 

 

  • Escucha: Cuando Moisés vio la zarza ardiendo y sin consumirse, se acercó a ella con respeto y atención más que curiosidad (Ex 3, 1-6). Esto le valió escuchar la voz de Dios que salió de ella. La Palabra de Dios es para nosotros un misterio fascinante al que muchas veces nos acercamos descuidadamente. Es terreno sagrado en el que debemos entrar descalzos de todo aquello que nos impide oírla con reverencia y respeto. La Palabra nos exige la gratuidad y la disposición de escucha.
  • Compromiso: La lectura orante de la Palabra exige una opción por vivirla cotidianamente. Talvez la mayor dificultad para la orar la Palabra es la incoherencia de nuestras vidas. La falta de armonía entre lo que leemos, oramos y vivimos. No podemos olvidar que el discipulado es un camino constante.
  • Perseverancia: La lectura de la Palabra supone dedicación y tiempo. El Señor tiene una pedagogía con cada uno de nosotros y eso requiere entrar en su tiempo. Dos cosas prácticas necesarias: tiempo fijo para la lectura y, en lo posible, la misma hora cada vez. Por ejemplo media hora diaria en la mañana o en otro momento que acomode, pero siempre el mismo. Lo peor es dejar la lectura para cuando haya tiempo porque nunca se le encuentra

Puede parecer un método mecánico y frío. No se trata de ir pasando de una etapa a la otra como quien cumple una tarea. El paso de un momento al otro es tan vivo e imperceptible como el paso de la noche al día o el paso de las estaciones. La lectio Divina es un modo de lectura de Palabra dinámico y muy rico en frutos y bendiciones.Con qué espíritu se hace la Lectio Divina

 

 


Por último, es muy importante iniciar la lectura de la Palabra, ya sea en comunidad o personalmente, implorando la asistencia del Espíritu Santo. La Palabra, nos enseña la Iglesia, ha de ser leída con el mismo Espíritu con que fue escrita. (Dei Verbum 12). El Espíritu, que viene en auxilio de nuestra debilidad y nos enseña a orar como conviene (Rom 8, 26) conduce que la Biblia sea Palabra de vida para la Iglesia y para el creyente.Nos hacemos eco de las palabras de Juan Pablo II cuando llama ha escucha de la Palabra se convierta en un encuentro vital con Dios mismo.

 

 

 POR CRISTO MAS, MAS Y MAS!!!!

 

Aquí estoy Señor 

 

Aquí estoy Señor, dispuesto a servirte de la forma y la manera que Tú me lo indiques, consciente de que cada minuto que pasa sin hacerlo es un tiempo perdido que ya no podré recuperar, y solo me queda por lo tanto, el tiempo que Tú me regales generosamente a partir de esta reflexión para vivirlo plenamente y hacer las cosas que debo hacer, con Amor, entrega, y el deseo de servir.

 

Aquí estoy Señor, donde Tú me has puesto, y desde donde tengo la obligación espiritual de ser testimonio de Tí a través de mis acciones y mi comportamiento en la relación con mi prójimo, ya que muchos de ellos dudan de tu existencia; y para sacarlos de este error debo obrar con transparencia, rectitud, justicia, tolerancia, y sobre todo, paciencia, para amarlos y comprenderlos.

Aquí estoy Señor, luchando en medio de un torbellino de incomprensiones de este mundo materialista que no ve más allá de sus narices. Esforzándome por amar sin criticar, pero al mismo tiempo convencido de que tengo una gran responsabilidad ante Tí, de hacer por cada uno de ellos lo mejor, sin herir sus sentimientos ni su forma de pensar; buscando la palabra más sublime que los conduzca hasta Tí.

Aquí estoy Señor, buscándote en el silencio maravilloso de cada amanecer, con mis ojos fijos en la inmensidad de Tu cielo azul. Anhelante de recibir tu luz y tu misericordia que me permitan fortalecer mi alma y mi espiritu, no para evadir mis problemas sino para actuar inteligentemente frente a ellos y buscar la mejor solución a todo cuanto Tú has puesto en mi camino en este nuevo día.

Aquí estoy Señor, dispuesto a hacer siempre tu voluntad, y acatar con humildad todo lo que Tú hayas dispuesto para mi vida y todo cuanto yo amo. Y para ello, solo te pido Padre mío que limpies mi mente y mi corazón de toda maldad; que me des la fuerza necesaria para mantenerme incólume en Tu verdad. Sólo así Señor, me sentiré que soy digno y merecedor de tu Amor, y del amor de mis semejantes.

  ¡ AQUÍ ESTOY SEÑOR ! … DIME QUE DEBO HACER PARA LLEGAR A TÍ.

About these ads

1 Response to “LECTIO DIVINA”


  1. junio 19, 2009 en 11:28 pm

    ¡Excelente esquema para practicar la Lectio Divina! Sinceramente es el mejor que he encontrado en la red, con una sencillez muy profunda que seguramente será de mucha utilidad para nuestros hermanos.

    La oración “Aquí estoy Señor”, es simplemente ¡maravillosa!; algo que los cristianos deberíamos repetirle todos los días a Nuestro Señor; seguramente con eso el mundo mejoraría radicalmente.

    No dice el nombre del autor, pero mis respetos para él; me he tomado el atrevimiento de copiarla para enseñarla a mis hermanos y disfrutarla cada día.

    Muchas gracias por este espacio y que Dios les bendiga.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Blog Stats

  • 79,845 hits

Comentarios recientes

POR XTO, MAS, MAS Y MAS


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: